Querido bidegorri de Durango

Querido bidegorri de Durango

Querido Bidegorri de Durango:

Como muchos/as sabemos estás destinado a ser utilizado por bicicletas, patines y patinetes, pero desgraciadamente hay muchos/as ciudadanos/as que no te respetan. Todos los días tienes que soportar a personas utilizándote para pasear, ¿será frustrante verdad? He de reconocer que también lo es para los/as usuarios/as que la utilizamos, por ejemplo, el viernes mi familia y yo decidimos coger la bicicleta y dar un agradable paseo por Durango, ¿cuál fue nuestra sorpresa?

Comenzamos… en la Avenida (Askatasuna Etorbidea) una mujer caminaba con su hija por el bidegorri, al vernos, sus palabras fueron: ¡ya tocaran el timbre! Señora, efectivamente tocaremos el timbre, pero en primer lugar usted no debería de circular por ese carril, puede que se lleve un golpe y pone en peligro a su hija.

Continuamos… En San Ignacio, junto a los columpios, una amatxu estaba sentada con sus dos hijos encima del bidegorri, al pasar le comentamos que no es lugar para estar, y su respuesta… mirarnos y hacer como si no hubiera escuchado nada. A todo esto, esos niños han trabajado en el colegio la Educación Vial y probablemente sus conocimientos caigan en saco roto con ese ejemplo. Una gran pena, ya que son nuestro futuro.

Seguimos… en el puente que une Francisco Ibarra con Murueta Torre nos encontramos con dos señoras y sus perros cometiendo una doble infracción, caminando por el bidegorri y con los perros sueltos a sus anchas entorpeciendo aún más la utilización de vía. Al indicarles que no es lugar de paseo, en vez de asumir el error y corregirlo obtuvimos la siguiente amenaza: ¡cuando os vea por la acera os diré lo mismo! Señora, centrémonos en el presente y no en supuestos futuros, debemos de ser mas humildes y si se comete un error, asumirlo.

Es imprescindible tener una buena convivencia entre todos/as, para ello la base es el RESPETO.

Pequeños gestos pueden hacer que los/as ciudadanos/as de Durango podamos movernos por nuestro pueblo con tranquilidad ya seamos peatones/as, ciclistas o conductores/as.

Imagen de portada cedida por Iban Gorriti